Migrantes sujetos a procedimientos médicos innecesarios

Dawn Wooten, enfermera en el centro de detención del condado de Irwin en Ocilla, Georgia, dice...
Dawn Wooten, enfermera en el centro de detención del condado de Irwin en Ocilla, Georgia, dice que las autoridades negaron las pruebas de COVID-19 a los inmigrantes, realizaron histerectomías cuestionables y destruyeron registros en una denuncia presentada ante el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU.(Source: AP Photo/Jeff Amy)
Publicado: 16 nov 2022, 10:55 GMT-6|Actualizado: 16 nov 2022, 11:11 GMT-6
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

SANTA FE, Nuevo México, EE.UU. (AP) — Las autoridades de inmigración de EE. UU. no hicieron lo suficiente para investigar o monitorear adecuadamente a un ginecólogo en una zona rural de Georgia que realizó procedimientos médicos innecesarios a mujeres migrantes detenidas sin su consentimiento, según los resultados de una investigación del Senado publicada el martes.

Un panel del Senado destacó los resultados de la investigación de 18 meses sobre la atención médica fuera del sitio para los inmigrantes que anteriormente estaban bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en el Centro de Detención del Condado de Irwin, de propiedad y operación privada, en Georgia.

El panel escuchó el testimonio de una madre migrante detenida que fue transportada con grilletes para ser examinada bruscamente por un ginecólogo y luego inyectada con un anticonceptivo sin explicación.

La investigación se centró en las consultas y el tratamiento fuera del sitio brindados por el ginecólogo Dr. Mahendra Amin a mujeres bajo la supervisión de funcionarios de ICE en el Departamento de Seguridad Nacional. Catalogó cientos de procedimientos y cirugías administrados por Amin entre 2017 y 2020, entrevistando a seis mujeres en detalle sobre sus experiencias como pacientes.

La investigación encontró que dos histerectomías realizadas por Amin parecían ser médicamente necesarias, pero que los detenidos parecían haber estado sujetos a procedimientos ginecológicos excesivos, invasivos y, a menudo, innecesarios por parte del médico.

La investigación encontró que los funcionarios de ICE no estaban al tanto de la información disponible públicamente sobre las demandas por mala práctica contra Amin y una demanda por fraude de Medicaid presentada contra él por el Departamento de Justicia y Georgia. El reclamo de fraude se resolvió en 2015 sin reconocimiento de irregularidades.

Amin se negó a testificar en la audiencia del martes en Washington o responder a la investigación, afirmando su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación.

“No puedo pensar en nada peor que esto: cirugías innecesarias realizadas en prisioneros”, dijo el senador estadounidense Jon Ossoff de Georgia. “Dáme un respiro. Es un fracaso abyecto”.

Stewart Smith, subdirector del Cuerpo de Servicios de Salud de ICE, reconoció que su agencia no estaba al tanto de las preocupaciones sobre Amin hasta que surgió la denuncia de un informante en septiembre de 2020.

“En el caso del Dr. Amin, él era el único proveedor en el área que estaba dispuesto a atender a estos pacientes”, dijo Smith. “No estábamos al tanto de todos los detalles hasta las acusaciones de los denunciantes”.

El Cuerpo de Servicios de Salud de ICE brinda servicios directos de atención médica en 21 centros de detención en todo el país y supervisa el cumplimiento de las normas médicas en alrededor de otros 150 centros con servicios proporcionados por gobiernos locales o contratistas.

La agencia supervisó el Centro de Detención del Condado de Irwin, donde los detenidos fueron transportados fuera del sitio para recibir atención especializada.

El año pasado, el Departamento de Seguridad Nacional rescindió su contrato con el Centro de Detención del Condado de Irwin y transfirió a los inmigrantes detenidos a otras instalaciones.