Advertisement

Pediatras de Amarillo dan consejos a quienes evitan vacunarse por la fobia a las agujas

(KFDA)
Published: Jan. 21, 2022 at 4:50 PM CST|Updated: Jan. 23, 2022 at 1:00 PM CST
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

AMARILLO, Texas (KEYU) -Los datos más recientes de la Clínica Mayo muestran que solo el 28.4 por ciento de los niños de 5 a 11 años han recibido al menos una inyección de la vacuna de COVID-19.

Para niños de 12 a 17 años es 65.3 por ciento.

El miedo a una aguja es una razón para que algunos no se vacunen.

“Me pongo muy nervioso y sé que me va a ayudar, pero digo que no, no quiero la inyección,” dijo una adolescente con la que hablamos.

La adolescente dice que cuando tiene que inyectarse tiene que cerrar los ojos para aliviar el dolor, y no está sola en esta experiencia.

“No sé, simplemente no me gustan. Simplemente no me gustan las agujas,” dijo la adolescente.

Más investigaciones de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. muestran que alrededor del 50 por ciento de los niños muestran miedo a las agujas.

Los estudios de los CDC muestran que casi una cuarta parte de los adultos también comparten un miedo fuerte, y uno de cada 10 puede estar retrasando la vacunación debido a este dilema personal.

“Puedes ver cosas como respuestas de ángulo evasivo donde su ritmo cardíaco baja, su presión arterial baja, pueden desmayarse,” dijo Anders Leverton, pediatra y Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas. “Algunos niños, incluso yo tuve uno no hace mucho, de 11 años, era muy combativo.”

Leverton dice que el condicionamiento clásico es la razón principal por la que a los niños no les gustan las agujas y las inyecciones, ya que es una de las primeras experiencias dolorosas que tienen las personas cuando son bebés.

Para aliviar la ansiedad y el miedo que algunos pueden tener al vacunarse, Leverton dice que es importante darles opciones a las personas.

“Por ejemplo, puede pedirle al niño que cuente hacia atrás 1, 2 y en 3, vamos,” dijo Leverton. “Dales la opción de mirar, a algunos niños les gusta ver cómo lo das, y algunos niños no quieren verlo, y eso está bien.”

Otros ejemplos que los padres pueden usar es distraer a los niños con juguetes o juegos.

Los padres también pueden hablar positivamente a los niños para que se sientan cómodos.

Lo único que Leverton no recomienda es sujetar a los niños, ya que empeorará la experiencia.

Derechos de Autor KEYU 2022. Todos los Derechos Reservados