Advertisement

Defensores mexicanos del aborto buscan ayudar a las mujeres en EE.UU.

ARCHIVO - Una mujer sostiene el mensaje en español "Saca tus rosarios de nuestros ovarios"...
ARCHIVO - Una mujer sostiene el mensaje en español "Saca tus rosarios de nuestros ovarios" durante una marcha por el derecho al aborto en la Ciudad de México (Foto AP/Anthony Vázquez, archivo)(Associated Press)
Published: Jan. 19, 2022 at 4:45 PM CST
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Hace décadas, activistas Mexicanos llevaron a mujeres a Estados Unidos a interrumpir sus embarazos en clínicas. Ahora son las mujeres en los EE. UU. las que enfrentan más desafíos para acceder a los servicios de aborto y nuevamente los activistas mexicanos están dando un paso al frente para ofrecer apoyo.

La dinámica cambiante tiene que ver con la inversión de la suerte legal del derecho al aborto en ambos lados de la frontera y la experiencia de las activistas mexicanas para ayudar a las mujeres a superar las barreras legales y sociales.

En septiembre, la Corte Suprema de Justicia de México emitió una decisión declarando que el aborto no era un delito en la nación mayoritariamente católica romana. Ese mismo mes entró en vigor en Texas la ley de aborto más restrictiva de Estados Unidos. Y se espera que la Corte Suprema de los EE. UU. se pronuncie sobre un caso este año que podría anular la decisión de 1973 que garantiza el acceso de las mujeres al aborto, lo que podría permitir que casi dos docenas de estados que ya tienen leyes vigentes restrinjan o prohíban severamente el aborto.

Esta semana, defensores de ambos lados de la frontera planean desarrollar estrategias para eludir nuevas restricciones y encontrar formas de coordinar la asistencia para las mujeres que desean interrumpir sus embarazos de manera segura, incluido el suministro de píldoras abortivas a las mujeres en los EE. UU.

ABORTO

New Hampshire considera cambiar y derogar la prohibición del aborto

Defensores mexicanos del aborto buscan ayudar a las mujeres en EE.UU.

Legisladores de Virginia Occidental introducen prohibición de aborto de 15 semanas

Alemania pone fin a la prohibición ‘insostenible’ de anunciar abortos

“Queremos crear redes para poner las pastillas en manos de mujeres que las necesitan”, especialmente inmigrantes y mujeres en situaciones vulnerables, dijo Verónica Cruz, directora de Las Libres o “The Free”, un grupo de defensa del aborto en México.

Las píldoras a las que se refiere Cruz son misoprostol y mifepristona, una combinación de dos medicamentos que se usa para abortos médicos durante las primeras 12 semanas. El misoprostol, que se usaba para tratar las úlceras, no necesita prescripción médica en México y puede interrumpir un embarazo por sí solo, pero es más efectivo en combinación con mifepristona, que sí necesita prescripción médica pero que los grupos defensores obtienen de forma gratuita de los donantes.

La Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia avalan su uso y han sido ampliamente utilizados para abortos en Europa y otras partes del mundo.

En los Estados Unidos, más de 4 millones de mujeres han tenido abortos médicos desde que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos aprobó esos medicamentos en el año 2000 con receta médica. La FDA eliminó en diciembre un requisito de 20 años de que las mujeres tenían que recoger el medicamento en persona, por lo que ahora podrán obtener una receta a través de una consulta en línea y recibir las píldoras por correo.

Pero más de la mitad de los estados de EE. UU. tienen restricciones locales sobre los abortos médicos, como la necesidad de tener un médico en la misma habitación, que hacen que sea complicado o inviable llevar a cabo la práctica en el hogar.

Jacqueline Ayers, vicepresidenta de Planned Parenthood, dijo que los opositores están utilizando “restricciones médicamente innecesarias impuestas por políticos desconectados”.

Algunas mujeres que viven en las zonas fronterizas de Estados Unidos han cruzado durante años a las farmacias mexicanas para comprar misoprostol, en algunos casos para evitar el costo de un aborto en una clínica o simplemente porque es más fácil y los medicamentos son más baratos en México.

“Realmente no quería lidiar con todas las restricciones y el estrés innecesario que conlleva el aborto en una clínica, así que comencé a buscar opciones de aborto con medicamentos”, dijo Liz Stunz, estudiante graduada de la Universidad de Texas-El Paso, quien terminó su embarazo con una pastilla de Ciudad Juárez en 2015.

Cruz, un abogado, dijo que los defensores observarán de cerca la nueva ley de Texas para asegurarse de que las mujeres y quienes las ayudan no corran peligro.

Su grupo, Las Libres, ha estado ayudando a mujeres mexicanas con abortos caseros desde el año 2000, lo que incluye llevar las píldoras de manera segura incluso a los lugares más remotos. Argumentan que no se necesita supervisión médica durante las primeras 12 semanas.

En ese momento, el aborto era ilegal en todo México y Las Libres era conocido por solicitar con éxito a los tribunales que liberaran a las mujeres pobres e indígenas acusadas de abortar. Gran parte del estigma permanece, pero ahora es legal en cuatro estados y la decisión de septiembre de la Corte Suprema de despenalizarlo ha dado impulso a los esfuerzos para eliminarlo de los códigos penales estatales en todo el país.

Grupos más establecidos como Las Libres han capacitado a otros en redes de defensa, un impulso que se aceleró después de que la Ciudad de México se convirtiera en el primer lugar en legalizar el aborto en 2007.

En la frontera ya no era necesario que las mujeres mexicanas cruzaran a las clínicas de Estados Unidos. “Ya no necesitábamos una clínica, ni profesionales de la salud, y el proceso fue seguro y mucho más simple y asequible”, dijo Crystal P. Lira, parte del colectivo de defensa de Tijuana llamado Acompañamiento Feminista - Red de Aborto Seguro de Tijuana.

La asistencia de estos grupos, especialmente durante la pandemia, da la vuelta al mundo. Un mensaje en las redes sociales de Las Libres generó consultas de lugares tan lejanos como India. Un video animado de un pequeño grupo de defensa en Mexicali, frente a California, se difundió por Perú, Ecuador y Argentina, dijo Perla Martínez, una de los tres miembros del grupo. Con la pandemia obligando a las personas a tener existencias cada vez más virtuales, la asistencia de los defensores también se trasladó a plataformas como WhatsApp y Zoom.

Allí pueden dar instrucciones, enviar consejos, incluso juzgar si el sangrado es normal y si es necesario derivarlos a un médico con consejos sobre qué decir para evitar problemas legales. Pero en general “todo fluye de manera positiva”, dijo Lira del grupo de Tijuana, enfatizando que lo más importante es que las mujeres sientan que no están solas.

Desde que entró en vigencia la ley de Texas que prohíbe los abortos una vez que los profesionales médicos pueden detectar la actividad cardíaca, generalmente alrededor de seis semanas, antes de que algunas mujeres sepan que están embarazadas, un número creciente de mujeres han buscado abortos fuera del estado.

La ley de Texas también permite que los ciudadanos privados demanden a los médicos oa cualquier persona que ayude a una mujer a abortar. Los grupos conservadores de Texas y el gobernador republicano Greg Abbott celebraron la nueva ley. “La vida de cada niño por nacer con un latido del corazón se salvará de los estragos del aborto”, dijo Abbott.

Los activistas mexicanos han comenzado a recibir más mensajes de mujeres al otro lado de la frontera, incluso de migrantes. Aquellos que viven en áreas fronterizas sin estatus legal no pueden conducir a las principales ciudades de EE. UU., incluso dentro de Texas, sin pasar por los puntos de control internos de la Patrulla Fronteriza.

Algunos de los defensores lo ven como una oportunidad para devolver la asistencia que recibieron las mujeres mexicanas en un momento en que Estados Unidos era la única opción para que muchas accedieran a servicios de aborto. “No es solo el aborto por el aborto lo que es fundamental”, dijo Lira, quien tuvo un aborto en una clínica de EE. UU. en 2012, pero ahora aboga por los abortos en el hogar. Los defensores quieren repensar cómo satisfacer las necesidades de las mujeres en ambos lados de la frontera. “También hay una visión detrás, una forma de trabajar, de organizarnos”.

La videoperiodista de AP Alicia Fernández en Ciudad Juárez, México.